¿Eres un buen director de hotel?

Sólo con 10 sencillas preguntas y, sobre todo, a partir de sus respuestas se esconden las características de la personalidad de un director de hotel.

Contéstalas con honestidad y analizamos el resultado.

Test infografía para saber cómo debe ser un buen director de hotel.

1. ¿Te alojas en otros hoteles de tu ciudad y de la competencia?

Si has contestado rápidamente que no, con un gesto añadido de sorna, no empezamos nada bien. Conocer qué hacen otros hoteles en tu ciudad in situ y cómo es su atención al cliente puede alertarte de los fallos del tuyo y de la necesidad de mejora. Como dice Kike Sarasola: “Copiar es bueno”. Si crees que todo está bien hecho en tu establecimiento y no necesitas mejorar nada no hace falta que sigas leyendo este post.

2. ¿Viajas y te interesas por otras culturas?

Salir de casa abre la mente, elimina prejuicios, genera espíritu integrador y te regala sabiduría. Lo que para ti es un gesto de mala educación para otra cultura puede ser un hábito normalizado y viceversa. Hay que empatizar con el cliente, saber de dónde viene y conocer su entorno. Este interés por simpatizar con lo diferente es una pieza clave en el respeto de tu profesión.

Print3. ¿Lees blogs y publicaciones sobre viajes y hotelería?

Si no sabes lo que es un millenial, BeMate, BikeFriendly, P2P o Staycations, porque lo único que haces en el ordenador es jugar al Candy Crash no amas tu trabajo. Estar al día de lo que se mueve es importante para saber cómo va a ser el turismo del futuro y de la ocupación hotelera, el cambio en los hábitos de los clientes, la revolución tecnológica y lo que dicen los influencers digitales. La información es poder.

4. ¿Estás en redes y sabes cómo funcionan en el ámbito profesional? 

El imperativo online está aquí aunque a algunos les cueste reconocerlo. No adentrarse en las redes sociales por desidia, miedo u otras excusas te hará analfabeto digital y eso actualmente es equiparable a no saber leer ni escribir. No hace falta que tengas diez plataformas abiertas sin contenido. Solo con que sigas a personas que comparten información de calidad en Twitter estarás al día. Y habrás empezado a aprender a leer y escribir.

Print5. ¿Eres miembro de asociaciones de hotelería y turismo?

Los hoteleros unidos tienen más poder contra los abusos de administraciones y particulares que aislados. Ha sido el asociacionismo el que ha conseguido anular la hipoteca suelo o consagrar la identificación de los alimentos sin gluten en los supermercados. Los sectores unidos son más férreos y aguantan más la embestida de la crisis económica. La cultura del “divide y vencerás” está obsoleta.

Print6. ¿Eres motivador con tu equipo?

Si eres director de hotel has de ser un buen líder. Di a tu equipo que estás orgulloso de ellos, que trabajan bien, que todos los méritos del hotel son a causa de sus esfuerzos. Una plantilla bien tratada y bien pagada trabaja con más motivación y ganas de hacer horas de más en situaciones extraordinarias. Y recuerda: orden + contraorden = desorden. Respeta el tiempo de tus empleados y no pidas cosas que anulen las que exigiste el día anterior.

7. ¿Tienes como amigos a otros directores de hotel?

La competencia feroz no es buena aliada del éxito. Eso de no hablarse ni tener amigos en otros cargos similares al tuyo no es una óptima estrategia. Al contrario, enriquecerse con la experiencia de otros y el intercambio de ideas es más que saludable para tu empresa y para ti como profesional.

8. ¿Conoces las tendencias y los barrios de moda de tu ciudad?

Si vas del trabajo a casa y de casa al trabajo y los días libres te escapas a tu chaletito en la playa ¿qué le vas a contar de las novedades de tu ciudad a tu cliente? No sólo es importante conocer museos, atracciones, monumentos y rutas institucionalizadas. Al turista le gusta mimetizarse y no sentirse un guiri más. Si le hablas de algún barrio emergente, un teatro alternativo gratuito, una ruta en bici que solo hacen los locales o una coctelería donde puede disfrutar de un vermut de la tierra va a recordar la pregunta toda su vida. Y habrá pasado de alojarse a vivir una experiencia.

Print9. ¿Te formas y acudes a ferias y conferencias del sector?

Escuchar a otros profesionales que tienen mucho que decir es nutritivo. La formación continua es la piedra angular de tu profesión. Idiomas y tecnología son la base. Pero hay mucho más. El saber no ocupa ya ni lugar con el e-learning y aporta más de lo que crees.

10. ¿Conoces las condiciones laborales y tareas de tus empleados?

Si no sabes lo que gana tu staff y cuáles son sus tareas diarias probablemente no estés a la altura para pedir. El respeto al trabajo es fundamental para tener un equipo motivado. Y si su jefe conoce cuáles son sus condiciones laborales y les exige en función de ello con educación y cariño tienes más del 70% ganado para que haya buen ambiente laboral. Y todos sabemos de lo que es capaz un trabajador motivado ¡y uno desmotivado!.

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>