El target amante de lo local crece y crece

Como turista, ¿has viajado a Ámsterdam y has buscado desesperadamente un restaurante donde comer paella? Pues estás más que pasado de moda. La tendencia que crece exponencialmente es mimetizarse con el lugar que visitas; conocer las costumbres de los residentes, su gastronomía, sus expresiones, sus fiestas, integrarse en sus barrios emergentes como uno más y alejarse del circuito ‘guiri’.

En este post os cuento la propuesta de Yurbban Hotel de Barcelona, que consagra su apuesta por lo auténtico mediante la apología del producto local.

Producto local en el Yurbban Hotel.

Producto local por todos los poros del hotel.

Cuánto insistimos en el poder del check-in para ‘sacar’ información al cliente y poder empatizar con sus gustos y sus necesidades y adelantarse a ellas. Esto es lo que hacen en la recepción del Yurbban, donde además te endulzan la vida con el Candy Corner y a partir de mediodía te ofrecen un típico vermú (aceituna y naranja incluidas). Más allá de recomendar el típico chiringuito de la Barceloneta animan al cliente a descubrir al cocinero que tiene encandilados a los habitantes de Barcelona por esos arroces de toda la vida. Y así con el resto de alternativas de ocio y diversión.

El lobby del hotel ya es toda una declaración de intenciones.

El lobby del hotel ya es toda una declaración de intenciones.

Y arriesgan. El cliente se encuentra con un minibar vacío que puede llenarse de las delicatesen locales de la tienda contigua a la recepción y que es una oda a la gastronomía catalana con presencia de embutido Salgot, conservas Espinaler, chocolates Casa Amatller, mermeladas del museo de la confitura, frutos secos de Casa Gispert, Cacaolat, Vichy Catalán, Galletas Birba, etc.

Producto local en el Yurbban Hotel.

En la tienda junto a la recepción puedes encontrar con qué llenar tu minibar. Todo muy auténtico.

Pequeños gestos que se enseñan desde cero, como la costumbre de restregar tomate en rama y ajo en un pan de coca crujiente mediante una infografía que el cliente encuentra en la mesa del desayuno. Y así crear el auténtico ‘pa amb tomàquet’. El ‘do it Yourself ‘ tiene connotación de cercanía e implicación con el entorno. Un storytelling perfecto.

Infografía que muestra cómo ha de elaborarse en auténtico 'pa amb tomàquet' catalán.

Infografía que muestra cómo ha de elaborarse en auténtico ‘pa amb tomàquet’ catalán.

Restaurante del hotel Yurbban con producto local.

Restaurante repleto de producto local de calidad.

Además, conforman el breakfast embutidos y quesos catalanes, repostería y cocas del Forn del Boix, ensaimada de Mallorca, mermeladas del Museu de la Confitura (Empordà), zumos naturales hechos al momento (depurativo, antiresaca, energético), lácteos y cereales muesli y platos calientes hechos al momento también (tortilla, judías de Santa Pau con minibutifarras).

Su propuesta de valor se apoya en aliarse con productores y artesanos locales. La decoración tiene pinceladas y objetos customizados por la firma catalana Softheads, souvenirs tecnológicos elaborados por Palila y Bicis Finna Barcelona que invitan a los clientes a lanzarse a descubrir la ciudad.

Souvenirs locales del Yurbban Hotel.

Fundas para móviles de producción local es una de las apuestas que diferencia al Yurbban Hotel.

Bicis de alquiler en el Yurbban Hotel de Barcelona.

Alquiler de bicis Finna de Barcelona para lanzarse a conocer la ciudad.

Llega la hora de comer y cenar y Yurbban no se separa del cocepto gastronómico local que pasa por El Panarra, una bocadillería ilustrada, es decir, una carta con el hilo conductor del pan. Empezamos por dips (hummus, guacamola, tapenade..) acompañado de distintos panes, ensaladas, tablas de quesos y embutidos, y patatas bravas. Todo ello para abrir boca y dar paso a las estrellas de la carta, los bocadillos. Los de toda la vida a los que se les ha dado una vuelta para presentarlos de una forma original y divertida. ¿Los que tienen más éxito? El de calamares, la focaccia de verduras con pesto, el de bogavante o el hot dog catalán.

Aquí te puedes descargar la carta del restaurante El Panarra.

Restaurante El Panarra, de Yurbban hotel.

El restaurante El Panarra, es un homenaje al bocadillo de toda la vida.

Autenticidad y buen humor. La señalética es otra arma que Yurbban usa de maravilla. Toque de sonrisa sin perder la elegancia ni las formas.

Señalética del Yurbban Hotel de Barcelona.

No renunciar a alegrar el día al cliente es una máxima del buen hotelero.

Señalética en el Yurbban Hotel de Barcelona.

Cuidar hasta los mínimos detalles es asegurarte el éxito.

Door hanger del Yurbban Hotel.

Que no falta el buen humor. Imprescindible para dormir bien.

Y, como no, los hoteles frescos, modernos, vivos y vibrantes se rinden a la tecnología. El turista puede ver lo que se cuece en la ciudad con la plataforma iconcierge y en breve la APP del hotel conectará cliente con recepción en cualquier momento y situación.

Pero no sólo creen en el cliente externo y, como buenos defensores de lo local, quieren atraer al cliente que ya reside en la ciudad para que sepa que en el Yurbban pasan cosas y puede ser un punto de encuentro a lo ‘afterwork’ inglés. Ahora el equipo está inmerso en la programación de verano que invertirá en showcooking, conciertos, presentaciones de libros, fiestas gastronómicas… en una terraza con 360º de experiencias, un pequeño-gran oasis en el centro de Barcelona.

Terraza del Yurbban Hotel.

La terraza del Yurbban ofrece 360º de experiencias.

El hotel ocupa el espacio de la antigua compañía textil Marxan, en el número 30 de la calle Trafalgar. El edificio dispone de una superficie de 3000 m2, una fachada de acero y cristal totalmente reformada y la zona es tradicionalmente industrial. El hotel abrió a mediados de noviembre de 2015, con una ocupación alrededor del 80% y un precio medio/noche de 119 euros (sin IVA). La empresa está avalada por Smart Room Company, una empresa del sector turístico enfocada a los viajeros del siglo XXI que buscan hoteles y apartamentos funcionales. Bajo el paraguas de la compañía se encuentra la cadena hotelera Yurbban, Smart Flats y un proyecto en Bogotá de una residencia de estudiantes.

El patio invita a la desconexión con el juego de colores, materiales y verde.

El patio invita a la desconexión con el juego de colores, materiales y verde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>