Cómo se piensa, construye y diseña un hotel

La expresión “siéntase como en casa” está obsoleta. Ahora se apuesta por el “siéntase mejor que en casa”. Y éste es el lema del grupo hotelero Silken, que encargó al diseñador valenciano Javier Mariscal, la propuesta de valor de su buque insignia, el Hotel Gran Domine de Bilbao, un cinco estrellas ubicado frente al Guggenheim y con un coste de 19 millones de euros. El backstage fue un proceso plagado de dinamismo, confort, tendencia y mimetismo. Porque estar situado frente a un vecino tan especial no puede dejar de aprovecharse y, para ello, la fachada del hotel es una concatenación de espejos que reflejan el museo y la frenética y renovada actividad que le envuelve. Toda una declaración de intenciones.

Puppy frente al Hotel Gran Domine de Bilbao. / © Rafael Vargas.

Fachada acristalada que refleja a Puppy, la apuesta de Mariscal para el Hotel Gran Domine de Bilbao. / © Rafael Vargas.

La propuesta de valor. El arte continúa al dejar el museo. El hotel ofrece una muestra del mejor diseño del siglo XX con piezas paradójicas las unas de las otras y corrientes contrapuestas. Y además, estos elementos se pueden palpar y “desgastar” porque forman parte del mobiliario elegido por Javier Mariscal, que aplicó el concepto “diseño integral” en su sentido más literal. Los uniformes del personal, los colores de la moqueta, la vajilla, la imagen corporativa, la papelería, las sábanas, los vinilos… han sido tamizados por el ojo del diseñador y expuestos por la cafetería, el atrio, los salones, el hall, el rincón de lectura… para que no sólo se beneficie el huésped sino también la ciudad. Ese es el concepto del lujo de Mariscal: lo hermoso, no lo presuntuoso; la invitación al disfrute sin ostentación.

Recepción del Gran Hotel Domine de Bilbao. / © Rafael Vargas.

La recepción es toda una declaración de intenciones. / © Rafael Vargas.

Las habitaciones. El hotel cuenta con 131 habitaciones y 14 suites repartidas en cinco plantas. Cada planta tiene un código de color propio que afecta a la trama de la moqueta en cada piso, el sillón Gran Hotel de cada habitación, la colcha y los muros de la estancia. Todo es diseño: la lámpara donde el cliente lee (la Domine de Mariscal), la bañera de Phillippe Starck, la grifería de Arne Jacobsen y hasta el taburete de Alvar Aalto. Y todo es confort. Las sábanas de algodón egipcio junto a las mantas de lana y cachemir compiten con la carta de almohadas a conveniencia del usuario.

La gran bañera diseñada por Phillipe Starck corona una de las habitaciones del Domine. / © Rafael Vargas.

La gran bañera diseñada por Phillipe Starck preside una de las habitaciones del Domine. / © Rafael Vargas.

Las zonas comunes. Para que un diseñador cree tiene que conocer el entorno y Mariscal concibe Bilbao como un cúmulo de contrastes y excesos. Para simbolizarlo en el atrio del hotel emerge un ciprés fósil de piedra y malla de 26 metros de altura, dos y medio de diámetro y 90 toneladas de peso ejecutado en el taller de Pere Casanovas.

Ciprés fósil en el atrio del Hotel Gran Domine de Bilbao. / © Rafael Vargas.

La escultura Ciprés fósil corona el atrio y simboliza la atractiva desmesura de Bilbao. / © Rafael Vargas.

Un café bello y útil. Y nos adentramos en Metropol Le Café, un homenaje al optimismo que supieron plasmar en sus obras la Bauhaus, Gropius, Mies van der Rohe, Le Corbusier o Marcel Breuer que hicieron bandera de lo adecuado, útil y bello. Se disfruta de Puppy desde una cristalera acantilada a la explanada del museo. Mariscal ha tenido tiempo hasta de hacerle un guiño al perro gigante y ha colocado con gran sentido del humor dos macetas de su tamaño en la puerta de la cafetería para que “pueda hacer pis”, según cuenta el estudio del artista.

El Café Le Metropol del Hotel Gran Domine de Bilbao permite privilegiadas vistas. / © Rafael Vargas.

Vistas desde la “acantilada” posición del Café Le Metropol. / © Rafael Vargas.

El bar de copas y la libertad. Con la pretensión de funcionar como un local donde ver y dejarse ver, Mariscal ha utilizado el color como signo de identidad de la libertad anclada en los años sesenta donde la luz y las tramas dejaron atrás lo gris y lo formal. El Splash & Crash cambia hasta en el sonido de las pisadas. Del mármol pasamos al acero inoxidable y con ello se nos invita a la espontaneidad y al disfrute del ambiente nocturno.

El ambiente en Splash & Crash es luminoso e invita a la libertad y la improvisación. / © Rafael Vargas.

El ambiente en Splash & Crash es luminoso e invita a la libertad y la improvisación. / © Rafael Vargas.

El rincón de lectura. El local procura dar juego a todos los placeres y para Mariscal la lectura es uno de ellos. En Tranquilo Txoco Corner se puede saber sobre Charles y Ray Eames mirando una de sus piezas.

Tranquilo Txoco Corner, rincón de lectura del Gran Hotel Domine de Bilbao. / © Rafael Vargas.

En el rincón de lectura se puede repasar la vida de grandes diseñadores sentado en una de sus butacas. / © Rafael Vargas.

El éxito de la impecable usabilidad del hotel radicó en confiar en la opinión de los trabajadores. La gobernanta no sólo ayudó a perfilar las necesidades del cliente sino y, sobre todo, las del staff, responsable de ejecutar esas exigencias. Pregunta, por tanto, a tu plantilla que, al fin y al cabo, es la que da respuesta al consumidor. Nadie mejor que ella. El nuevo concepto de marketing asegura que el primer cliente es tu empleado.

El repaso a cómo aborda la cimentación artística de un hotel una acreditada firma pretende ser un ejemplo para que puedas tomar ideas si estás pensando en cambiar conceptos, depurar la imagen o definir nuevos espacios en tu hotel.

Puedes consultar los planos de la obra y el listado de elementos decorativos y mobiliario en formatos pdf.

Comentarios

  1. dice

    Me enamoró su hotel, no solo por el diseño modernista sino cómodo, la calidad de los productos y presentaciones, al atención del personal y los detalles en la habitación y con el cliente,etc..
    Escribí un artículo en mi blog sobre ustedes.
    Cuento volver a su hotel. Un hotel para vivir…

    • Virginia dice

      Gracias Delia por tu opinión. En realidad este blog no es del hotel Domine de Bibao sino de hotelería en general y buenas prácticas y consejos que sacamos de los establecimientos para que entre todos podamos conseguir una impecable red hotelera. En este post hablamos del Domine porque su diseño y arquitectura, creado por Javier Mariscal, fue un guiño al gran diseño del siglo XX y XXI y eso es lo que le hace único.

      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>