Cómo evitar el desperdicio de los bufés libres

Una amiga de vacaciones en Canarias se quedó atónita a causa de la cantidad de comida diaria que se tiraba en el bufé de su hotel. Pero más perplejidad le causó el “no se puede hacer nada” que le contestó la responsable ante su queja.

Los hoteles con bufé libre requieren de una gran logística para evitar el despilfarro de comida.

Los hoteles con bufé libre requieren de una gran logística para evitar el despilfarro de comida.

España es el séptimo país que más desperdicia de la UE (7,7 millones de toneladas al año). Y el 14% se despilfarra en hostelería.

Sin ánimo de ser moralista ni recordar al hotelero los niños que mueren por malnutrición voy a intentar darle la vuelta a esa respuesta con algunas estrategias para concienciar y cambiar hábitos en los hoteles que ofrecen bufé libre.

Cuando estás de vacaciones lo que menos te apetece es que te hagan sentir mal o te den órdenes. El ‘no’ en carteles de zonas comunes o las tarjetas en la habitación alertando del hambre en el mundo es más que disuasorio para hacer vivir una experiencia al cliente. Por tanto, estas opciones quedan descartadas.

El reto es conseguir que los clientes elijan justo lo que van a comer.

El reto es conseguir que los clientes elijan justo lo que van a comer.

Antes de tirar la comida de los platos hay que intentar que los clientes se lleven de las bandejas sólo lo que estimen que van a comer. Difícil tarea pero no imposible.

El target infantil como aliado

Si el hotel es familiar nuestros mejores cómplices son los niños. Si un hijo le habla a sus padres sobre la importancia de no desperdiciar alimentos estos lo tendrán más en cuenta que cualquier charla o panel informativo que venga directamente del hotel.

Imagen de la iniciativa 'Superchefs' que impulsan los hoteles Westin para concienciar a los niños.

Imagen de la iniciativa ‘Superchefs’ que impulsan los hoteles Westin para concienciar a los niños.

Así que en el programa de animación para menores de edad podemos ofrecer:

  1. Un taller de cocina infantil, aprovechando el boom gastronómico, con típicas recetas para niños: pizza, pasta y postres. Los menores aprenden, se entretienen mientras juegan y los padres descansan.
  2. Emplatados originales, vistosos y elegantes con pocas cantidades de comida. Sin descuidar la salud, eso sí.
  3. Durante la elaboración de los menús podemos hablarles de hábitos para evitar el desperdicio de comida de manera lúdica y divertida. Este mensaje calará en ellos y, por extensión, en sus padres.
  4. Organizar visitas a la cocina y al salón-comedor para que aprendan cómo se distribuyen las tareas y que reciban una breve charla sobre el coste económico y social del malgasto de alimentos. Todo con un lenguaje y un tono adecuado para la infancia.
Menús infantiles y saludables para niños, nuestros aliados para concienciar a los padres.

Menús infantiles y saludables para niños, nuestros aliados para concienciar a los padres.

¿Y para los mayores?

A todos nos gusta estar en forma y lucir esbeltos. Si ofertamos circuitos o rutinas deportivas en la piscina, gimnasio o alguna sala habilitada para baile los animadores pueden recordar que el complemento para seguir con el peso ideal es comer lo justo y hablar de los excesos innecesarios del ‘all you can eat’. El interés por mantener la línea será más efectivo que un discurso demasiado aleccionador.

Spinning en el hotel Sierra Aitana de Benidorm.

Clase de spinning en el hotel Sierra Aitana de Benidorm.

Muchos hoteles ofrecen rutas running para sus clientes. Incluso en algunos se puede alquilar las zapatillas deportivas, una estrategia que impulsa The Westing Valencia en su campaña ‘Viaja ligero’.

Si todo esto no es suficiente y seguimos con porcentajes elevados de comida arrojada al cubo de la basura podemos aprender de la propuesta Barcelona, comparteix el menjar, con la ayuda de Nutrición sin Fronteras, donde dietistas, nutricionistas, médicos, veterinarios, farmacéuticos, enfermeros, agrónomos, etc. han diseñado un método de aprovechamiento de recursos alimenticios orientado en su mayor parte al sector hotelero. En su web explican cómo, con una logística impecable, se puede ahorrar en malgasto de alimentos y mejorar la nutrición de otras personas.

Proyecto 'BCL, comparteix el menjar' para evitar el desperdicio alimenticio en hoteles.

Proyecto ‘BCN, comparteix el menjar’ para evitar el desperdicio alimenticio en hoteles.

Comentarios

  1. Isabel dice

    Me encanta el post. Todos hemos vivido el efecto buffet libre, la cantidad de comida es abrumadora y como comemos con los ojos, siempre cogemos más de lo que debemos o podemos comer. Gracias por las sugerencias que pueden ser más efectivas que poner carteles que puedan molestar a clientes que piensan “yo pago por este servicio y cojo lo que quiero”.

    • Virginia dice

      Gracias por el comentario. Un hotel es una empresa que debe ser sensible con el cliente. Realmente alojarse en un hotel es un artículo de lujo porque no es de primera necesidad así que el marketing no puede ser igual que el de otros productos. Si le agobiamos con imperativos probablemente no le fidelicemos. Decirle a las pesonas lo que tienen que comer o echarse al plato es una de las tareas más difíciles de un hotel con bufé libre; creo que las estrategias más efectivas han de ser sutiles e imperceptibles. Invito a los hoteles a que dejen sus comentarios de cómo intentan frenar el despilfarro de comida en sus locales. Entre todos, seguros que aprendemos y lo podremos aplicar en nuestros negocios hoteleros.

  2. Jota dice

    El concepto de bufé libre es una horterada, una vulgaridad y un insulto para cualquier persona con un mínimo de dignidad y sensibilidad. La mejor solución sería suprimir todos los bufés libres y sustituirlos por menús del día (de calidad y con muchos platos a elegir, y abarcando todo el abanico de dietas: vegetariana, vegana, light, sin gluten, etc.).

    • Virginia Contreras dice

      Gracias por tu aportación. Puede que haya que buscar nuevos conceptos en el servicio de restaurante de los hoteles pero yo conozco bufés libres muy equilibrados y cuidados. Y que sus chefs tienen mucho respeto por el reciclaje de la comida con una buena organización y logística. Pero la opción que propones no está nada mal. Espero que algún propietario hotelero se lo plantee de esta manera para controlar el malgasto alimenticio. Un saludo.

    • dice

      Quisiera expresar mi opinión sobre la Eficiencia y la posibilidad de reciclaje de los Bufets libres , Gestionamos hace 30 años un Bufet libre en Tarragona capital “el tiberi ” y en estos momentos también en un Pequeño hotel de Altafulla ” Hotel Yola ” con el mismo sistema de platos tradicionales de la cocina Catalana , que se basa en el aprovechamiento de recursos, y funciona a la perfección, la muestra es que es un negocio que funciona muy bien y nunca en su larga experiencia ha perdido clientes. Si la gestión de cocina es llevada con eficacia y se conocen muy bien los platos que se elaboran , solo hay que seguir puntos básicos que nos enseñaron nuestros abuelas y madres. Incorporamos siempre nuevas tendencias de dietas varias ,light , sin gluten, vegetarianos etc.. Saludos y buen provecho.

      • Virginia Contreras dice

        Hola. Muy interesante tu comentario. En breve me pongo en contacto con vosotros y elaboraré un post al respecto para demostrar que el sentido común no está reñido con la rentabilidad. Muchas gracias.

  3. dice

    Hace poco estuve en un hotel donde el buffet ofrecía las raciones ya emplatadas sin posibilidad de autoservicio en cantidad. Eso sí reduce el desperdicio pero los platos eran diminutos y daban mala imagen.

    Observarás que los clientes catalanes son más aficionados a los buffets que los gallegos, por ejemplo, cuestión cultural.

    Personalmente evito los buffets.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>